domingo, 27 de marzo de 2011

No sabía que podría encontrarte entre las caras de aquel sueño que me obligó a recordate. El tiempo se encargó de ridiculizar aquellos viejos tiempos en dónde mirándonos a los ojos nos preguntamos ¿hacia dónde se dirigieron las ganas de vivir de todos estos?
Nunca te conté, pero los amaneceres maduran tan lento, y sin embargo algunos otros, por cuestiones climáticas, lo hacen tan rápido. Tampoco te dije que no me causó gracia tu chiste para impresionar, pero el hecho de querer impactarme me pintó unas sonrisas.
Si hubiésemos guardado el tiempo en nuestros bolsillos, hoy podría amarte, pero el tiempo se escurrió y ahora mi voz no puede tocarte.
Sabés que me faltan las piezas.

1 comentario:

Floru dijo...

Con quien habrás soñado estrellita.. no se pero mencionaste la palabra maldita y tengo unas ganas de hacerme un viajecito a LP que ni te cuento!