sábado, 7 de mayo de 2011

La alegría de un hipócrita sólo dura un momento.


No hay comentarios: