miércoles, 9 de marzo de 2011



Entre los millones de habitantes del Universo, vengo a hablar de una persona. Aquella que hace que la belleza de un amanecer se magnifique, o que cada paso de la aventura de huír de una fiesta se convierta en una divertida y especial anécdota.

También convierte un momento aburrido en un millón de risas, o los planteos amorosos en algo divertido de escuchar. Puede hacer de la lucha su rutina, de una canción, un lema en su vida. Con ella puedo ser yo, en estado puro y sin filtro, pero sólo con ella.
La quiero porque la siento sincera como el brillo de esas estrellas (stars) que brillan en las cuatro estaciones del año, parecida porque ambas sabemos de dónde venimos, y escencial como el abrigo en el invierno. La quiero porque soñamos juntas un futuro, porque a los cinco minutos de haberse ido la extraño, porque sólo con ella rompo la regla del 'no voy a hablar de'. La quiero porque entre todas es única. Y no hacía falta el silencio de una cabaña ni las galletitas dulces sobre la mesa, ni un idiota invitándonos a fumar, a tomar, a ver amaneceres, para darme cuenta que ella es única. Pero todo eso me lo terminó de confirmar.
Me cuenta que sufre por la rutina del amor, o se rie cuando recuerda aquel amor de verano que nunca se concretó. Hablamos sobre una tal Pelum, Rocky o Tigrín, y planeamos invitaciones en secreto. La misma vida que me golpeó me regaló una hermana, y en su momento fue una madre rescatándome de la humillación (je).
Hablar con ella gratificante, pero callar con ella también lo es. Es esa clase de persona que podés compartir un silencio sin la necesidad de decir nada. Sospecho que es de las pocas, por eso jamás quisiera perderla. Juro estar a su lado cuando se heche a volar para poder aplaudir. Porque si bien no sabemos a dónde vamos, sé que algún día va a encontrar un camino más fácil, un atajo hacia sus sueños, y todo lo que deseó en un pasado se convertirá en su realidad. Y estoy muy segura de que algún día todo esto va a pasar, porque ella también tiene la receta mágica para que esto suceda. Esa receta que encontramos sin querer escondida por la vida. Esa receta es un papel que habla sobre el esfuerzo, sobre valores, sobre los miedos, pero sobretodo sobre el esfuerzo. El mismo que hacen los padres para darnos lo que tenemos, y para convertirnos en lo que somos. Ese mismo es la receta para triunfar en cada aspecto de la vida.
A la testigo de mis lágrimas, a la confidente de mis secretos, a la que acompaña mis huídas, a la razón de muchas de mis alegrías, a la cómplice de los chistes, a la hermana que la vida me regaló le voy a decir que quisiera tener la solución para todos sus problemas, o tener pervinox para todas sus heridas, o la aspirina de sus dolores de cabeza, o la respuesta de todas sus dudas, o aquel consejo que ayude en su incertidumbre, quisiera ser y tener todo eso y ahorrarle los golpes de la vida; pero es imposible poseer todas esas cualidades, así que solamente pienso estar para siempre, para que llores acompañada cuando lo necesites, o para que te descargues cuando te haga falta, para que rías cuando sientas que necesitás hacerlo, para que insultes, para que me cuentes lo que pasa por tu mente. Siempre voy a estar ksk.
Y recuerda... la vida no es tan dulce como un bonobón. :) Star

1 comentario:

Floru dijo...

Me caen lágrimas y me gustaría en este momento darte un abrazo, uno de esos que te llenan, que duren lo que duren te llenan y te liberan.. Todo lo que dijiste lo hiciste mejor de lo que yo lo pudiera haber echo, incluso las cosas que siento, los miedos, los malditos miedos y el esfuerzo que hay que hacer para superarlos, a veces es todo tan dificil y ya no sabés de donde sacar las ganas, parece que ya no las tenes escondidas en ningun lugar, y se que me entendes porque por cosas muy diferentes ambas sabemos los que es sentirse asi, y lo BIEN que hace tener amigas como vos que te ayuden a encontrarlas, eso no se compara con nada. Se que todo pasa por algo, fijate que si no fuera por mis malditos ataques de pánico que tanto odio, esa noche no me hubiera sentido mal en lebrique y capaz no volvíamos, o nos ibamos juntas a otro lado.. y la historia hubiera sido diferente y aunque como vos lo dijiste, no necesitamos de amaneceres perfecos para saber que lo que tenemos es único, eso sin dudas lo terminó de confirmar.
Y entonces estoy orgullosa de haber sacado fuerzas de algun rinconcito para subirme a ese micro sola, que a nadie se lo dije pero que tanto miedo me daba, y pasar los días mas perfectos y vivir momentos únicos que sin dudas nos fortalecieron.
Y ahora tenemos las anecdotas mas lindas, lo que nos trajo charlas de horas, pensamientos impulsivos y consejos que nada mas vos me podes dar porque fuiste quien vivio todo esto al lado mío.
Siempre vamos a estar juntas para ver crecer a Tigrín, disfrutar de la activa vejez de Pelum y reirnos de Rocky tambien conocido como el prisionero. Y para que los desvelos de estas vidas desempleadas sean divertidos, y para nunca pero NUNCA sentirnos SOLAS.
Te quiero demasiado star, el apodo va justo con la persona.